new video ad

Vanessa Bryant está «absolutamente devastada» tras los señalamientos de que los agentes del sheriff del condado de Los Ángeles compartieron fotos del accidente del helicóptero que mató a su esposo, su hija y otras siete personas, dijo su abogado en un comunicado.

El abogado Gary C. Robb solicitó una investigación de asuntos internos sobre las acusaciones y la «disciplina más dura posible» para los responsables.

Llamó a la presunta conducta «inexcusable y deplorable».

Hyundai_SantaFe_VUF_300x600

«Esta es una violación indescriptible de la decencia humana, el respeto y los derechos de privacidad de las víctimas y sus familias», dijo.

Robb dijo en el comunicado que Vanessa Bryant fue a la oficina del sheriff después del accidente del 26 de enero y solicitó que el área fuera designada como «zona de exclusión aérea» y protegida de los fotógrafos.

«En ese momento, el alguacil Alex Villanueva nos aseguró que se tomarían todas las medidas para proteger la privacidad de las familias, y entendemos que ha trabajado duro para cumplir con esas solicitudes», dijo Robb. Exigió que se identifique a los responsables «para garantizar que las fotos no se difundan más».

El diario Los Angeles Times señaló hace unos días de esta situación y fue el jueves, cuando el Departamento del Sheriff del Condado de Los Ángeles inició una investigación.

Según dos fuentes de seguridad pública con conocimiento de los eventos, un individuo denunció a una personas por mostrar imágenes sombrías en un bar de Norwalk.

Normalmente, tal queja desencadenaría una investigación formal y posiblemente una investigación de asuntos internos, siguiendo estrictamente la cadena de mando, dijeron las fuentes.

En cambio, el Departamento del Sheriff ordenó en silencio a sus colaboradores que eliminaran las fotos en un intento de mantener el asunto en secreto. En los días posteriores al accidente, se ordenó a los agentes que se reportaran a la estación Lost Hills del departamento y se les dijo que si se limpiaban y borraban las fotos, no enfrentarían ninguna disciplina, dijeron las fuentes, que hablaron bajo condición de anonimato debido al naturaleza sensible de los eventos.

Las fuentes dijeron que les preocupaba que la directiva para eliminar las fotos podría equivaler a la destrucción de evidencia.

Una tercera fuente de seguridad pública le dijo a The Times que compartir fotos de la escena del accidente y los restos de las víctimas fue el tema de una discusión entre los primeros en responder dos días después del accidente.

La fuente, que habló bajo condición de anonimato, dijo que vio una de las fotos en el teléfono de otro funcionario en esa discusión, que no era parte de la investigación del accidente.

No está claro qué tan ampliamente podrían haberse difundido las fotos y quién estuvo exactamente involucrado. Tampoco está claro si los oficiales tomaron las fotos en la escena o las recibieron de otra persona.

Con información de Los Angeles Times 

 

Hyundai_Palisade_970x250