El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, insistió el domingo en que los sitios culturales de Irán son un blanco legal para su ejército, rechazando las preocupaciones dentro de su propio gobierno de que atacarlos podría constituir un crimen de guerra según el derecho internacional.

Lea El Artículo