La polémica sobre los transgénicos crece, pero un decreto que los prohíba podría minar los terrenos conquistados por la biotecnología