El pasado fin de semana fue lanzado el videojuego The last of us 2 la segunda parte de uno de los títulos más grandes, aclamados y revolucionarios de la industria. Y es que hace 7 años The last of us cambió la aproximación de los videojuegos como los conocemos al presentar una historia digna de un Oscar, personajes con profundidad y movía sentimientos en el jugador que dejaban la excelente jugabilidad de lado. Si bien era difícil seguir una obra maestra, la segunda parte llega hecha de la peor forma posible.

Sin spoilers, la historia trata de “pasar la estafeta” a Ellie y lo hace de una forma nada orgánica y lo más agresiva posible; sin embargo la clásica historia en donde el motivo básico es la venganza (un tópico utilizado en la industria cinematográfica por décadas) se quiere dar un giro al humanizar y explicar cada elección, sin embargo los elementos parecen no estar ordenados de la mejor forma y no se logra el cometido, llegando a tener una conclusión nada satisfactoria para quien siguió la historia desde la primera entrega.

En los diferentes trailers del videojuego se presentaban escenas que daban a entender que la historia iría por otro lado, además de que se sustituyeron personajes para “esconder el factor sorpresa”, sin embargo a muchos no les agradó que les mintieran en la publicidad haciendo pasar el juego por algo que no fue.

Por otro lado Naughty Dogs se metió en un gran escándalo el año pasado luego de que se revelaran las condiciones en las que trabajaba su equipo de trabajo, en donde no solo no se les pagaba a los empleados, también se hacían trabajar horas extras y muchos lo calificaron de “explotación”. Esto concluyó en que se filtrara el juego completo a principios de este año, sin embargo muchos se negaron a creer la veracidad debido a lo pobre de la historia.

A todo esto se sumó que la crítica de portales especializados le hubiera dado una calificación descaradamente inflada, casi todos los sitios lo calificaron con un 10/10, esto hizo que las reacciones negativas se amplificaran, llevando a muchos a responder con calificaciones exageradamente bajas. Lo cierto es que Naughty Dogs no manejó para nada bien su nuevo título.

Muchos defendían que una secuela de The Last of Us solo arruinaría una perfecta historia y el tiempo les dio la razón, lo cierto era que, así no se hubieran cometido los grandes errores que se hicieron en esta segunda entrega, nada iba a poder estar a la altura del primero. Sin embargo a los fans les hubiera encantado que se le hiciera honor al nombre.