En 2019, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, mostró su descontento con la película y Universal Studios atrasó su lanzamiento.

Lea El Artículo