Aunque se trate de pura ficción, la imprudencia al volante que se observa en la pantalla grande tiene un impacto en la manera de conducir