El Sol podría emitir una tormenta de radiación lo suficientemente intensa como para atentar contra nuestra infraestructura tecnológica