El magnate esperaba un juicio por tráfico sexual de menores