Hay en los colombianos una vocación pocas veces vista para pelearnos por lo que sea.

Lea El Artículo