Por Juan Ramón Martínez Roberto Micheletti no tiene la buena prensa que, disfruta golosamente, Manuel Zelaya.

Lea El Artículo