En lo que se ha dado en llamar el «contrato del siglo», Moscú y Pekín inauguraron un gasoducto para el abastecimiento del norte de China valorado en US$400.000 millones

Lea El Artículo