México es considerado el centro de origen y domesticación del chile, un fruto que más allá de ser picante por excelencia nos dota de identidad cultural y ofrece beneficios para la salud