Hace 140 millones de años aparecieron dos nuevas formas de vida: las plantas con flor y los insectos.