El autor de los más siniestros libros de terror y misterio tiene un lado sensible, y es que a diferencia de lo que muchos pensarían el escritor tiene un gran amor por los animales. Hoy te vamos a platicar sobre sus gatos.

Según el libro Writers and their cats del año 2015, el autor del libro Pet Sematary inspiró el gato protagonista en su propia historia, pues cuando era joven el gato de su familia, «Smucky», fue atropellado por un auto y fue enterrado cerca de un lugar en donde escribía regularmente, por ello fue que decidió darle vida a esta historia.

En 1985 la película Cat’s Eye también incluyó una referencia a un gato de la vida de King, asimismo la historia corte «The Cat from Hell» la cual escribió en 1977 también está basado en una mascota real.

Lo cierto es que King ha tenido varias mascotas a lo largo de su vida, entre los que destaca el gato siamés llamado «Pear» a quien adoraba.