Los teléfonos móviles han desatado en los últimos años han desatado la moda de los auto retratos o las selfies, al grado que ya casi cualquier celular tiene una cámara frontal para este fin.

La idea de estas imágenes ya no es solamente la de guardar un recuerdo, sino la de subirlas a las redes sociales, situación que es digno de diversos psicoanálisis.

Un grupo de psicólogos de la Universidad de Texas realizaron un estudio que pretende explicar lo que reflejan las selfies desde el punto de vista de la psicología.

La idea de tomar una selfie, ya es de por sí un impulso psicológico que según publica El Diario NY, responde a una forma socialmente aceptable de poder ser juez, jurado y verdugo y dichas imágenes pueden llegar a representar distintas actitudes como tener confianza, inseguridad, narcisimo, odio y poder.

De la misma forma se explica que quienes suelen subir solo este tipo de fotos son los narcisistas, mientras que los que se esconden en ellas sienten un odio profundo de ellos mismos.

Por otro lado, las chicas o famosas que suelen compartir fotos de ellas sin maquillaje demuestran más confianza que se tienen respecto a su apariencia y aquellos que “sin querer” suben fotos de sus partes íntimas reflejan que buscan ejercer poder y dominio sobre los demás.

Finalmente se enfatiza que el simple hecho de subir estas imágenes a las redes sociales refleja la necesidad de aprobación ajena.