La mexicana Eiza González está en boca de todos luego de que se reveló que estaba de romance con el galán del momento: Timothée Chalamet, a partir de esto todos comenzaron a ponerla en lo más alto y a decir que es un gran ejemplo de una mexicana en otro país. Y esto abre el debate: ¿Estrenar galán es algo digno de reconocimiento?

Y es que en redes no celebran a Eiza por su siguiente protagónico de la mano de Dave Wilson, sino por su historial amoroso en Hollywood, el cual no ha sido extenso, pero ha abarcado personalidades como Liam Hemsworth cuando estaba dándose un tiempo con Miley Cyrus, Josh Duhamel, cuando se divorció de Fergie, se rumoreó que traía algo con Cristiano Ronaldo, también conquistó al DJ Calvin Harris y fue captada muy cariñosa con el deportista Klay Thompson.

Pero lo cierto es que el triunfo de Eiza va más allá de su historial amoroso, recordemos que hace unos años fue presentadora en los Oscar, algo que muchos actores desean. Además ha perfeccionado su inglés a un nivel que impresiona a muchos y así poder hacerse cada vez de más papeles.

Lo cierto es que Eiza más que una cara bonita en el extranjero es una mexicana que ha luchado muy duro para poco a poco subir en la industria, no la vimos de inmediato en un gran papel hollywoodense y tampoco pareciera estarse aprovechando de los contactos de su madre, por lo que sería justo darle más mérito a su carrera profesional que a las personas que entran en su cama.