Forman parte del paisaje popular mexicano debido a sus supuestos efectos repelentes, pero qué dice la ciencia