Muchas de las estrellas que hoy vemos en el firmamento no se originaron en la Vía Láctea. Hay evidencia de que hace 10 mil millones de años nuestra galaxia chocó con otra, cambiando de forma y enriqueciendo su composición