Una investigación científica revela la verdad sobre los arácnidos de saco amarillo que se alojan en los mecanismos de algunos modelos de automóviles y provocan problemas técnicos