Lo aseguró el general Jean-Louis Georgelin, encargado de dirigir la restauración del templo.

Lea El Artículo