A esos magistrados decentes hay que apoyarlos con la misma energía que debemos condenar a todos los ‘hermanitos’ de esta sórdida historia de corrupción