La famosa pildora comenzó a venderse el 18 de agosto de 1960. Por su relevancia, la síntesis de la noretisterona le valió al Luis Miramontes ser el único mexicano en el USA Inventors Hall of Fame, al lado de inventores como Thomas Alva Edison