PARÍS (Reuters) – Una galería de arte en París ha buscado inspiración en la antigua China para ayudarla a reforzar el distanciamiento social, proporcionando sombreros con extensiones aladas para los visitantes.

Los coloridos sombreros de papel maché están inspirados en el tocado de la dinastía Song, que gobernó China entre 960 y 1279, con extensiones lo suficientemente largas como para mantener a los usuarios separados por un metro (tres pies) estipulados en las regulaciones COVID-19 de Francia.

Se dice que el primer emperador Song ordenó a sus funcionarios usar sombreros alados para que no pudieran cotillear sin ser escuchados.

«En el pasado, estos se usaban para evitar que los funcionarios públicos susurraran», dijo a Reuters Dominique Pouzol, quien diseñó los sombreros para la galería 59 Rivoli. «Y así, ya existía esta noción de distanciamiento social».

Algunas de las creaciones de Pouzol también llevan un mensaje político, pintado con los colores del arcoíris es un guiño a los derechos de los homosexuales.

«Los sombreros son para protegernos de COVID-19», dijo Pouzol. «Pero me dije a mí mismo que tal vez también puedan protegernos de … la crueldad humana, de las personas de mente pequeña».

Con información de Reuters