El sucesor del actual Gran Colisionador de Hadrones (LHC) tendrá un anillo de 100 km. Comenzaría a funcionar en 2050, y buscará responder grandes preguntas sobre el universo como el origen de la materia oscura