Algunas familias heredan joyas, relojes o incluso recetas, pero una familia de Michigan tiene su propia reliquia familiar: un pastel de frutas de 141 años.

Lea El Artículo