El partido de Donald Trump busca el voto de esta comunidad cristiana que se ha mantenido fiel a sus ritos religiosos, atávicas costumbres sociales y aversión a la tecnología.

Lea El Artículo