Conocida desde hace unos 350 años, una de las maravillas del sistema solar está atravesando una convulsionada metamorfosis: en las últimas décadas, esta furiosa megatormenta ha reducido considerablemente su tamaño.