Luisa Pernalete, docente de Fe y Alegría, indicó que la ausencia de profesionales en los salones obligó a los directores y coordinadores a dar clases para que los estudiantes no dejen de ser atendidos.

Lea El Artículo