El narcotraficante mexicano recibió por primera vez a sus hijas Emali y Maria Joaquina, producto de su matrimonio con Emma Coronel, en la prisión de máxima seguridad