A medida que la industria tecnológica y automotriz lidia con las conferencias canceladas y las interrupciones de la cadena de suministro debido al brote global de coronavirus, el CEO de Tesla, Elon Musk, intervino en Twitter con su opinión.

«El pánico del coronavirus es tonto», dijo el magnate tecnológico multimillonario el viernes por la tarde, lo que provocó un debate sobre si las personas están reaccionando de forma exagerada a la enfermedad respiratoria que ha matado a más de 3.800 personas, principalmente en China.

«Ha sido desproporcionado», respondió un usuario de Twitter.

«Es tonto entrar en pánico, pero las personas siempre deben estar preparadas para una pandemia o desastre natural que les obligue a quedarse adentro», dijo otro.

Algunos usuarios cuestionaron si Musk debería expresar públicamente opiniones sobre asuntos de salud pública. Otros argumentaron que la amenaza de estar en cuarentena y sin trabajo es razón suficiente para entrar en pánico.

«Creo que alguien con tu tipo de riqueza lo consideraría tonto. El resto de nosotros estamos ideando planes de juego para sobrevivir en el peor de los casos sin recursos y dinero ilimitados», tuiteó @LoveLaughShowUp.

A más de un millón de personas les gustó el tweet del CEO de Tesla, que se produce después de que varias compañías en Silicon Valley redujeron los planes de viaje e instaron a los trabajadores a quedarse en casa mientras el virus continuaba propagándose en los Estados Unidos.

Tesla no ha presentado cómo la compañía está lidiando con las consecuencias del brote, sin embargo, la fábrica de Shanghai del fabricante de automóviles cerró temporalmente a fines de enero. Reabrió a principios de febrero.

La Organización Mundial de la Salud no ha declarado que el coronavirus sea una pandemia, aunque la enfermedad se ha informado en todos los continentes. La agencia de salud internacional confirmó recientemente que la enfermedad es más letal que la gripe.

Y, en las últimas semanas, la gente ha restringido ir al gimnasio, se alejó de la búsqueda de casas y canceló los planes de viaje.

Con información de USA TODAY