Las calles de San Salvador se llenaron de fiesta debido a las fiestas patronales en honor al Divino Salvador del Mundo, patrón del país centroamericano.