La llegada masiva de la macroalga marina tiene fluctuaciones, pero no se detiene. Hay nuevas pistas de su origen desde el Amazonas, pero su destino es claro: el sargazo llegó para quedarse y necesita planes integrales