La líder opositora Keiko Fujimori, que recuperó su libertad después de 13 meses en prisión por el escándalo de corrupción Odebrecht, enfrenta el desafío de volver a convertir el fujimorismo en primera fuerza de Perú tras el desplome de ese movimiento radical populista.

Lea El Artículo