Los países latinoamericanos tienen algunos de los niveles de urbanización más altos en el mundo y enfrentarán varios puntos críticos en los próximos años para lograr la transformación energética.

Lea El Artículo