El país ha visto asombrado decapitaciones, torturas, asesinatos selectivos y reclutamientos forzados