Un vistazo desde la fisiología permite ver que los gigantes tendrían una deficiencia alimenticia para movilizar sus enormes cuerpos