La información recolectada sería incorporada a una base de datos delictiva del FBI.

Lea El Artículo