Por su cercanía a la estrella y las extremas temperaturas en su superficie, se descarta la posibilidad de una atmósfera