Los socorristas siguen trabajando intensamente pero las posibilidades de encontrar sobrevivientes bajo los escombros son «muy bajas».

Lea El Artículo