Su uso en varias ciudades asiáticas se generalizó por la contaminación. Y ahora se disparó por la epidemia.

Lea El Artículo