El martes pasado en Tennessee, los músicos de bluegrass David y Virginia Blood estaban ocupados haciendo sándwiches. En Pittsburgh, la agente de bienes raíces Michelle Bushee estaba revolviendo una olla de chile casero con frijoles negros en su cocina en lugar de guiar a compradores curiosos a través de las posibles casas de ensueño. Marty Prudenti, cuyas noches generalmente se pasan trabajando detrás del escenario en el Lincoln Center de la ciudad de Nueva York, estaba en el patio trasero de Long Island haciendo hamburguesas para sus gemelos.

Y en Texas, Babette Maxwell, que de otro modo habría dirigido a al menos uno de sus tres hijos adolescentes a prácticas deportivas o eventos escolares, buscó en Google recetas para diseñar versiones caseras de los artículos favoritos de Taco Bell de sus hijos.

Con información de AP NEWS