A comienzos de 2016 aún gobernaban en muchos países