Tan sólo en el 2016 en los Estados Unidos se utilizaron 25 millones de vertebrados en los laboratorios.