Lady Gaga regresó este viernes con una producción discográfica que fue esperada tanto por los «Little Monsters» como por los oyentes más casuales. Desde el lanzamiento del primer sencillo, «Stupid Love», se esperaba que este álbum dejara atrás la etapa de Gaga como cantautora (la cual se abrió con Joanne y concluyó con su premio Oscar) y se reencontrara con sus raíces.

Definitivamente el resultado superó las expectativas al mostrar una álbum lleno de matices y sonidos que toman lo mejor de los inicios de Gaga con lo mejor de la Lady Gaga actual. No solo las colaboraciones estuvieron cuidadosamente trabajadas para que cada una mostrara la esencia del artista invitado, sino también están inyectadas con la dosis exacta de Lady Gaga para que encajara con el concepto del álbum.

View this post on Instagram

⚔️ #Chromatica 💓

A post shared by Lady Gaga (@ladygaga) on

Chromatica lleva a quien lo escucha por un viaje en un nuevo mundo creado por Gaga, con interludios que dividen al disco en una especie de actos se crean tres momentos en donde viajas a través de las experiencias personales y profesionales) de su autora. Así, se pueden encontrar canciones que se reencuentran con sonidos discos o propios del dance, incluso se pueden sentir vibras de Avicii o Daft Punk, sin descartar las melodías agridulces.

Gaga hace una oportuna advertencia a sus fans al recomendarles que no pongan shuffle y escuchen la obra como la única pieza que es. Cada uno de sus temas valen la pena pero los highlights definitivamente están en la transición de «Chromatic II» a «911», la melancólica y divertida «Fun Tonight», la atrevida balada «Sine from above (with Elton John)» y uno de los mejores cierres que hay en los álbumes de Gaga; «Babylon».

View this post on Instagram

#CHROMATICA ⚔️💓 MIDNIGHT LOCAL TIME

A post shared by Lady Gaga (@ladygaga) on

Pero se debe señalar que no es una obra para todos, definitivamente abre las puertas a una nueva era la cual, como es típico de Gaga, es algo completamente nuevo a lo que se le conocía previamente. Pero no sería algo tan brillante si no tuviera un poco de riesgo, por algo la cantante llegó a donde está ahora.