La OMS considera que es demasiado prematuro