Tomar un baño relajante con pétalos de rosas es algo que no solo te ayudará en tu estabilidad emocional, sino también con tu cuidado físico. Te contamos por qué deberías practicarlo por lo menos una vez a la semana.

Los pétalos de rosas se han utilizado para preparar baños desde las culturas más antiguas como las romanas o las griegas. Esto ayuda a estimular la piel, la hidrata y la tonifica, además de que relaja los músculos y nos deja con un olor muy delicado.

No se necesita una bañera, basta con hacer agua con pétalos de rosas y rociarla por tu cuerpo. Por las noches ayuda a conciliar el suelo y es un excelente perfume natural para proporcuinar una sensación de frescura.

Por otro lado si lo utilizamos en el pelo también es un gran estimulante para el cuero cabelludo y ayuda a que se active el flujo sanguíneo para fortalecer la cabellera. ¿Qué esperas para probarlo?