Miles de turistas huyeron el jueves de la costa este de Australia devastada por los incendios antes de que empeore el tiempo, mientras el ejército empezó a evacuar a miles de atrapados más al sur.

Lea El Artículo