El primer ministro, Scott Morrison, destinó 1.388 millones de dólares estadounidenses para la reconstrucción en los próximos dos años.

Lea El Artículo