Por la destrucción de su hábitat y el cambio climáticos, estas especies ya se encontraban en peligro de extinción, y los incendios pueden empeorar su situación.