Pese a que portavoces reales han negado que la reina Isabel vaya a dejar el trono, crecen las señales de que la transición del poder ha comenzado en el palacio de Buckingham